domingo, 24 de mayo de 2020

Libros de una cuarentena



«No siempre podemos decir qué es lo que nos mantiene encerrados, lo que nos confina, lo que parece enterrarnos,y sin embargo sentimos ciertas barreras, ciertas rejas, ciertos muros. ¿Es todo ello imaginación, fantasía? Yo no locreo. Y entonces nos preguntamos: Dios mío, ¿va a durar mucho, va a durar siempre, va a durar toda laeternidad? ¿Y sabes qué es lo que nos libera de esa cautividad? Un afecto muy profundo y muy serio. Serhermanos, ser amigos, el amor, eso es lo que abre las puertas de la cárcel gracias a un poder supremo, a unafuerza mágica».
VINCENT VAN GOGH,
carta a su hermano, julio de 1880.



Si algo bueno podemos encontrar estos días, en los que todavía debe prevalecer la prudencia y máxima responsabilidad, es que ¡ya han abierto las librerías! Ya podemos reencontrarnos con nuestros libreros.

Ahora que podemos visitar nuestro particular parque de atracciones es buen momento para recapitular y ver los libros que nos han acompañado durante los días de confinamiento.

En esos días he leído seis libro. Esperaba que fueran más pero he tenido varios días, incluso alguna semana, en los que me costaba concentrarme en la lectura y leí poco. En cualquier caso, han sido buenas lecturas y variadas. Y, sin pretenderlo, la mayoría escritos por mujeres.

Estos han sido los libros de mi confinamiento:


La declaración del estado de alarma me pilló leyendo LA BIBLIOTECARIA de Salley Vickers (Destino). Un homenaje a los bibliotecarios y a los libros que marcaron nuestra infancia, dice en la portada del libro. Y así es. Nos sitúamos en un pequeño pueblo de Inglaterra a donde acaba de llegar una joven a empezar su nuevo trabajo como bibliotecaria en la sección infantil. El libro, que se lee con facilidad, nos cuenta los cambios que se dan con la llegada de la nueva bibliotecaria que trata por todos los medios de que los niños se animen a ir a la biblioteca y a leer libros. Los problemas y entresijos que surgen y hay entre los habitantes de East Mole, un pueblo aparentemente acogedor.

Por momentos me recordó a La Librería de Penélope Fitzgerald. Ambos están ambientados en un pueblo de Inglaterra. En la novela de Fitzgerald la protagonista llega al pueblo para abrir una librería, en este caso es una joven la que llega al pueblo para hacerse cargo de la sección infantil de la biblioteca que estaba abandonada.

la-bibliotecaria-salley-vickers


Para mi siguiente lectura elegí un libro que tenía desde hacía tiempo por casa, LA MUJER SINGULAR Y LA CIUDAD de Vivian Gornick (Sexto Piso). Había leído Apegos feroces, un libro que ha recibido el Premio Euskadi de Plata que conceden los libreros guipuzcoanos y también el reconocimiento de los libreros madrileños. La mujer singular y la ciudad es la continuación natural de esas memorias y me ha gustado mucho más. Me ha parecido más ágil, más enérgica y me ha llegado a trasladar a las calles de Nueva York.

Es un libro fargmentado que no tiene principio ni fin. Es un collage de escenas, reflexiones, anécdotas y vivencias que Gornick hace mientras va paseando por la ciudad. Es una mujer todoterreno a sus 85 años y eso se muestra en su forma de escribir.  


la-mujer-singular-vivian-gornick


Continué con otro libro de memorias, esta vez con las de la editora Esther Tusquets: CONFESIONES DE UNA EDITORA POCO MENTIROSA (Lumen). Una de las editoras más importantes habla de su vida en el mundo de la edición. Anécdotas, cómo llegó a la edición, los inicios de Lumen, escritores a los que editó...

No es un libro de memorias, sino más bien un recopilatorio de anécdotas donde también descubrimos a una editora íntegra que ponía la calidad por encima de las previsiones de venta, y que convirtió una editorial católica y franquista en un sello literario de referencia.

confesiones-de-una-editora-esther-tusquets


Al poco de comenzar la lectura del libro de Esther Tusquets cogí también un ejemplar de EL PRINCIPITO de Antoine de Saint-Exupéry, una edición de Salamandra con las acuarelas originales del autor que había por casa. El 6 de abril de 1943 es la fecha en que se publicó el libro y decidí ese mismo día que era una buena ocasión para releerlo.

el-principito


Y así como decía que La bibliotecaria me había recordado en algún momento a La librería de Fitzgerald, escogí su última novela publicada en español por la editorial Impedimenta: VOCES HUMANAS, de Penélope Fitzgerald. Londres, en pleno Blitz, en amenaza constante de bombardeo la BBC se mantiene informando al país gracias a comprometidos trabajadores y periodistas que se mantienen en su puestos de trabajo para mantener informada a toda la nación y ofrecer esperanza. Algo parecido a lo que estabamos, y estamos, viviendo.

Es una novela de personajes bien retratados donde Fitzgerald utiliza con recurrencia el humor, contrastando con la crudeza del contexto y la historia que relata. Es muy difícil, sino imposible, pornerle un 'pero' a la narrativa literaria de Penélope Fitzgerald.

voces-humanas-penelope-fitzgerald


Y de una Fitzgerald a otro. CUENTOS REBELDES de Francis Scott Fitzgerald (Editorial Navona) ha sido el último libro leído en el confinamiento. Una recopilación de trece cuentos escritos entre 1920 y 1930. Ente otros, incluye El curioso caso de Benjamin Button.

Historias y personajes variados, aunque algunos se asemejan. Prácticamente todos los cuentos hablan de los deseos del ser humano, las metas que cada uno tiene en la vida... Sin embargo, sí podría decir que hay algunos mejores que otros, y otros peores. La mayoría de los cuentos que escribió Scott Fitzgerald a lo largo de su carrera fue para hacer caja entre una novela y otra, y para seguir costeando una vida por encima de sus posibilidades.

Hay que leerlos. Gustarán más unos que otros, pero todos llevan la marca de la casa.

cuentos-rebeldes-francis-scott-fitzgerald


Y así, leyendo me pilló el inicio de la desescalada. Y empezaron a abrir las librerías. Y pude ir a comprar más libros para seguir leyendo mientras pasa todo esto.




2 comentarios :

  1. ¡Hola!
    A mí me ha pasado igual, había semanas mejores que otras y sinceramente creía que iba a leer mucho más aprovechando todo este tiempo que hemos tenido.
    De los que has leído, tengo en mi lista el de Tusquets. También me gustaría probar con la de Penelope Fitzgerald, que hace mil me leí La librería y la recuerdo con cariño.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios siempre, Rachelín!

      Yo también hacía tiempo que había leído La Librería y tenía este último libro suyo en casa desde hacía meses esperándo turno. Es muy literaria escribiendo y para mi requiere una lectura más calmada que otras. Al final encontré el momento para ponerme con ella y me sorprendió porque tiene golpes de humor.

      Un saludo

      Eliminar

Design: WS · Logo designed by Ane Torres TOR.